El Samaná no se vende

Declaración del V Encuentro del Movimiento Nacional Ambiental San Vicente de Chucurí, Santander

A la comunidad nacional e Internacional Mesa de Derechos Humanos y Atención Humanitaria del Oriente

Montaje judicial en contra de un líder social

Tejiendo Resistencias para la Vida, la Democracia y la Paz

¡Persistimos en la paz!

Comunicado Tejiendo Resistencias para la Vida, la Democracia y la Paz

Las organizaciones ambientalistas, sindicales, indígenas, campesinas, ecuménicas, juveniles, de mujeres, LGBTI, afrodescendientes y académicas, entre otras, que nos articulamos en la Mesa Social Minero Energética y Ambiental por la Paz, saludamos este Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas: “Por la defensa de la Vida, el Territorio, la Democracia y la Paz: Unidad y Lucha”; y les compartimos las principales disposiciones de nuestro reciente Encuentro Nacional que reafirman nuestros pasos en este caminar conjunto.

  1. Fortalecer nuestras capacidades propositivas, organizativas y de movilización para enfrentar la ofensiva del gobierno Duque en torno a la aceleración de la locomotora minero energética en beneficio de las empresas transnacionales y la consiguiente profundización de los desequilibrios sociales, ambientales y económicos del país. Las principales muestras de este ecocidio las podemos ver en los casos de las represas de Hidroituango, Sogamoso y el Quimbo, en los constantes derrames de crudo (La Lizama/Magdalena Medio), en la intensificación de proyectos mineros y petroleros sobre ecosistemas importantes como la Amazonía, la Sierra Nevada, los Bosques de Galilea, el Macizo y los páramos de San Turban y Sumapaz. Estas intervenciones de los territorios implican la extinción de las culturas originadas en ellos y la crisis humanitaria que padecen sus pobladores por la pérdida de acceso a los medios de Es lo que anuncia el Plan de Desarrollo que empieza a debatirse en el Congreso, con la misma demagogia del “emprendimiento, la competitividad y la equidad” que han tenido todos los Planes del modelo neoliberal impuesto desde los años 90. 
  1. Cohesionar nuestros procesos de articulación regional, nacional e internacional, para afrontar también la política represiva que acompaña esa expansión del saqueo. La reducción de los alcances de la participación decisoria en mecanismos constitucionales como la Consulta Popular, la Consulta Previa, los acuerdos municipales o el licenciamiento ambiental, junto a la normatividad policial que restringe las manifestaciones públicas, la ley de comunicaciones y la judicialización de la oposición social y política, definen el paso a un régimen más centralista y autoritario de los que el país ha soportado en el nuevo El enfoque de la legalidad y la seguridad encubren el saqueo ahora con el sofisma de “la protección de los recursos naturales, que son activos estratégicos de la nación”, y la expoliación de la minería tradicional a favor de las transnacionales, como sucede en Marmato, Suárez, Nordeste y bajo Cauca antioqueño. 
  1. Rechazamos los ataques, las amenazas y los asesinatos sistemáticos contra las y los dirigentes sociales, perseguidos por su compromiso con la defensa y el cuidado de la vida y el territorio, por oponerse al modelo extractivista o a exigir la implementación de los acuerdos de paz con las FARC. Insistimos en la necesidad de una salida política al conflicto armado con el ELN, el restablecimiento de la Mesa de Conversaciones, previo un Cese al Fuego y de hostilidades Bilateral; y seguiremos insistiendo en el impulso del Diálogo Nacional Mineroenergético y ambiental por la paz, donde participen todos los sujetos políticos implicados en asegurar la energía como un derecho fundamental, como un aporte para la salida política del conflicto interno.
  2. Ratificamos nuestro propósito común de avanzar en la construcción de nuestras propuestas de vida, sectoriales y territoriales, en torno a: la transición energética, la soberanía alimentaria y la justicia del La Transición Energética, como transformación del modelo energético que nos rige hasta ahora, implica un cambio en la visión que tenemos de la energía, para poder replantear las fuentes, la producción y el consumo, esto es, un cambio en la cultura. La TE la asumimos con un carácter social y comunitario, y en defensa de lo público, por lo que rechazamos la privatización de Ecopetrol y, por el contrario, planteamos reorientar su papel como empresa nacional que lidere este proceso. Tenemos el reto de ganarle la iniciativa a las empresas privadas que quieren hacer de la TE su nuevo mercado, promoviendo la implementación de diversas fuentes energéticas alternativas en los territorios.  
  1. Y nos planteamos disponer todos los múltiples ejercicios de ordenamiento y gestión del territorio, hacia la configuración de gobiernos comunitarios como expresión de nuestra capacidad de realización de nuestros planes de vida, complementado con la disputa por la administración, legislación y de gobierno de los espacios institucionales locales. Para eso promoveremos todos los mecanismos de participación, comunitarios e institucionales, las iniciativas propias alrededor de la energía, el agua y la alimentación, la acción legislativa conjunta con la Bancada alternativa del Congreso y la movilización social. De manera particular nos disponemos a entrelazar nuestras banderas con las de todo el pueblo colombiano para generar una jornada nacional de protesta en la que haremos presencia desde nuestros conflictos y

 

¡Construyendo territorios con energía para la paz y la vida!

 

Bogotá, 9 de febrero de 2019

Free Joomla! template by L.THEME